ÉL

Todo está en orden, la silla cerca del escritorio, la lámpara junto al cuaderno, los libros en el estante, los cuadros perfectamente colgados, la cama hecha, los zapatos en el armario, la pijama bajo la almohada y los sentimientos en un cajón. Todo en su lugar, todo en orden. Todo lleno de paz, todo diferente, todo como nunca había estado. Todo tan falsamente perfecto. Hasta que aparece él y sin tocar nada, cambia todo. Sólo necesita sonreír para que una bomba de emociones vuele todo y no deje rastros de ese falso orden. Ese orden que me inventé para sentir que ya no lo extrañaba.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s